Aldo Cavalli: “La obra de la Congregación es enorme”

 

PDFImprimirE-mail

0607_10.jpgEl abogado Aldo Cavalli, que por 37 años ha trabajado para la Congregación Salesiana, deja la función permanente de acompañamiento y asesoría legal.

En conversaciones con la Oficina de Información Salesiana explicó el por qué de su retiro, y comparte su parecer respecto de este largo camino recorrido, en el que ha visto pasar a siete Provinciales e igual cantidad de Ecónomos.

A sus 69 años de edad, Aldo Reinaldo Domingo María Cavalli Benzi, ha consentido la petición de su familia de disminuir las 12 horas de trabajo diario que realiza desde hace décadas, tanto en la Congregación -cuyo servicio le exige alta disponibilidad- como en su oficina del centro de Santiago, motivo por el cual deja la asesoría permanente que ha brindado a los Salesianos y a sus distintas empresas desde 1974.

Es Oriundo de Santiago, de la comuna de Ñuñoa. Hijo de madre italiana, dueña de casa, proveniente de la ciudad de Piacenza. Su padre, hijo de italiano, se dedicó al rubro industrial con una fábrica de cajas de cartón, empresa familiar que duró más de 50 años.

Estudió en la escuela italiana de Santiago. Es egresado y titulado de Derecho de la Pontificia Universidad Católica. Ejerce la abogacía desde 1968, sin considerar los años de trabajo como procurador, cuando realizaba sus estudios.

Actualmente tiene 31 años de matrimonio con su esposa Karin, y tres hijos: Daniela, Renata y Alejandro.

Aldo Cavalli llegó a trabajar a la Congregación a través de Ernesto Corona, antiguo alumno del Colegio “El Patrocinio de San José”, muy vinculado a los Salesianos en épocas anteriores. Llega en 1974, en tiempos del Ecónomo Juan Schoemaker, sacerdote holandés, y del P. Inspector Sergio Cuevas (leer entrevista P. Cuevas 2008).

Desde entonces, ha trabajado en los múltiples frentes de la Congregación y en las distintas empresas: Librería, Editorial e Imprenta, vigentes en la actualidad (sigue siendo secretario del Directorio de las dos últimas); en la desaparecida Radio Chilena; en el diario La Época, que durante algunos años estuvo bajo la administración de Radio Chilena; y en el canal de Televisión TeleNorte, de la Universidad Católica de Antofagasta, que pasó también a administración de Radio Chilena en la década del 90, medio que cerró en 2001 de forma definitiva.

“Me distinguieron con una confianza absoluta”
“Asesorar y acompañar a los Salesianos ha sido un trabajo sumamente grato. Siempre dije que me distinguieron con una confianza absoluta, todos los ecónomos e inspectores. Cada vez que llegaba un Inspector nuevo le decía: ‘aquí está mi renuncia, está en libertad de acción’, y siempre fui ratificado… el trabajo ha sido variadísimo y me ha presentado desafíos muy interesantes, de mucha responsabilidad”, comenta el abogado Cavalli respecto de su servicio.

Dentro de todo lo que le ha tocado ver, destaca algunas situaciones especiales, como la gran negociación para vender el edificio del seminario antiguo de la Congregación, ubicado en la avenida Macul, a la Universidad de Chile en la década del 70.

También recuerda la llegada de los Salesianos a Puerto Montt, presencia que celebra 25 años de servicio en manos Salesianas. “Recuerdo que llegué con el P. Teodoro Nieto (Ecónomo de la época). Estaba el P. José Fernández Pérez, iniciador de la obra, ya anciano. Todo era muy precario y empezamos a meternos, prácticamente a pulso. Fue algo grandioso, porque prácticamente nos empezamos a hacer cargo del Colegio y de todo, sin haber firmado un papel. De pronto nos encontramos con que había que empezar a regularizar. La gente era muy desconfiada. Tuvimos ahí un trabajo largo, varios años, hasta que logramos enderezar las cosas”.

“Una obra que nunca debió haberse perdido”
Otra experiencia que destaca en su servicio a la Congregación es su trabajo en Radio Chilena por 18 años. “Fue una obra que, a mi gusto, nunca debió haberse perdido. Tenía un significado muy grande en el país. La reconocían como la Radio de la Iglesia, defensora de los derechos humanos. Fue muy lamentable su caída”.

La tribuna que por décadas ha ocupado Aldo Cavalli al servicio a la Congregación, le permite una visión global de la misma que sintetiza así: “Yo creo que la Congregación Salesiana ha dedicado su vida a los jóvenes modestos y lo ha hecho, yo diría, muy bien. Obviamente, toda cuestión humana tiene sus problemas, pero en suma y resta, la obra de la Congregación es enorme, con una entrega, con una dedicación. Algunos podrán decir, que este salesiano aquí, que este salesiano acá, pero no, el grueso de la Congregación son personas que han sido trabajadores toda su vida, por el bien de la juventud pobre… hay salesianos que realmente han sido heroicos, y eso hay que reconocerlo”.

Finalmente nos comparte: “Ha sido para mí un privilegio haber compartido el sueño de Don Bosco, expresado en un servicio hacia los más necesitados, teniendo siempre presentes los principios de verdad y justicia, con una entrega desinteresada y fraterna. Agradezco a todas las personas (religiosos y laicos) con las que me correspondió trabajar, las que contribuyeron en hacer más grata mi labor y con las que logré lazos de afecto y compañerismo”.

El abogado Cavalli no deja el ejercicio de la abogacía. Seguirá trabajando en su oficina del centro de Santiago, ubicada en la calles Moneda con San Martín, a un ritmo mucho menor y con mayor flexibilidad. Le reemplazará en la Congregación el abogado Cristián Parodi, a quien recomendó y conoce desde su época de estudiante.

A partir del miércoles 6 de julio y durante un mes, se encontrará fuera del país realizando un viaje junto a su familia.

Fuente: OFISA.

Salesianos de Don Bosco 2014
Versión Móvil | Versión Completa | Versión iPhone

Diseño de Sitios Web